cash advance
PDF Imprimir Email

ASIGNACIONES ECONÓMICAS 

DESCRIPCIÓN

     El INASS, en su compromiso de mejorar la calidad de vida de los adultos y adultas mayores y otras categorías de personas, ofrece un importante apoyo económico, equivalente entre un mínimo de sesenta por ciento (60%) y un máximo de ochenta por ciento (80%) del salario mínimo urbano vigente, según el artículo 39 de la Ley de Servicios Sociales, a aquellos adultos y adultas mayores que se encuentran en estado de necesidad y con ausencia de capacidad contributiva, personas menores de sesenta años de edad que se encuentren en estado de necesidad y que no estén integradas a un grupo familiar o con discapacidad total, familias en situaciones de desprotección económica, amas de casa y pueblos indígenas en estados de necesidad, cuya situación haya sido calificada y certificada por el Instituto Nacional de Servicios Sociales.

     Para optar a cualquiera de los programas de ayuda, los adultos y adultas mayores y otras categorías de personas, deberán estar registrados en el Sistema Integrado de Atención Social al Adulto y Adulta Mayor (SIASAM). Para realizar la inscripción en el sistema, visite el Centros de Servicios Sociales, consigne su cédula de identidad con su respectiva fotocopia y comience a disfrutar de los beneficios que le ofrece el Gobierno Bolivariano a través del INASS.

     Si desea recibir mayor información, puede comunicarse de manera gratuita al 0-800-ABUELOS (0-800-2283567), donde oportuna y amablemente le atenderán. 

 

LEY, REQUISITOS Y LIMITACIONES PARA OPTAR POR LA AYUDA

     La Ley de Servicios Sociales contempla en el Capítulo II, Sección I, diversos artículos en referencia a las asignaciones económicas, que se transcriben a continuación:

     Artículo 32. Derecho a las asignaciones económicas. Tienen derecho a las asignaciones económicas previstas en esta Ley, los adultos y las adultas mayores en estado de necesidad y con ausencia de capacidad contributiva, las personas menores de sesenta años de edad que se encuentren en estado de necesidad y que no estén integradas a un grupo familiar o con discapacidad total, las familias en situaciones de desprotección económica, amas de casa y pueblos indígenas en estados de necesidad, cuya situación haya sido calificada y certificada por el Instituto Nacional de Servicios Sociales.

     Artículo 33. Intransferencia de los beneficios. Las asignaciones económicas establecidas en esta Ley, no son transferibles ni generan derechos para los sobrevivientes.

     Artículo 34. Monto anual de las asignaciones económicas. La cuantía anual de las asignaciones económicas a mediano, largo plazo y aquellas de corto plazo que sobrepasen los once meses continuos, será calculada en base a catorce mensualidades anuales.

     Artículo 35. Incompatibilidad de las asignaciones económicas. Las asignaciones económicas otorgadas por el Régimen Prestacional regulado por esta Ley, son incompatibles con cualquier ingreso: remuneración, renta, pensión, jubilación u otra asignación económica de la misma naturaleza, otorgada por cualquier organismo de carácter público.

     Artículo 36. Revalorización de las asignaciones económicas. Todas las asignaciones económicas reguladas por la presente Ley serán revalorizadas de oficio anualmente, tomando en cuenta la relación de estas asignaciones con el salario mínimo urbano.

     Artículo 37. Aumento en la cuantía de las asignaciones económicas. La cuantía o monto de las asignaciones económicas podrá incrementarse, en los casos de personas adultas mayores, de personas en situación de dependencia, y de personas con discapacidad severa, mediante estudios médicos y socio-económicos y de acuerdo al monto tope máximo establecido en esta Ley.

     Artículo 38. Evaluación anual de la calificación. El Instituto Nacional de Servicios Sociales evaluará anualmente de manera ordinaria o antes cuando el caso así lo amerite, la situación de la persona protegida y determinará la continuidad o no de la calificación o su modificación.

     Artículo 39. Asignaciones económicas para las personas adultas mayores. Las personas adultas mayores que se encuentren en estado de necesidad y con ausencia de capacidad contributiva, previa certificación de cualquiera de estas condiciones, recibirán una asignación económica, entre un mínimo de sesenta por ciento (60%) y un máximo de ochenta por ciento (80%) del salario mínimo urbano vigente.

     Artículo 40. Asignaciones económicas para personas en estado de necesidad. Las personas menores de sesenta años de edad no protegidas por otras leyes, que se encuentren en estado de necesidad y que no estén integradas a un núcleo familiar o con discapacidad total permanente o grave temporal, que impida o dificulte severamente su actividad social, laboral o individual, previa calificación y certificación de la condición, recibirán una asignación económica, entre un mínimo de sesenta por ciento (60%) y un máximo de ochenta por ciento (80%) del salario mínimo urbano vigente.

     Artículo 41. Asignaciones económicas para las amas de casa. Las amas de casa en estado de necesidad recibirán una asignación económica entre un mínimo de sesenta por ciento (60%) y un máximo de ochenta por ciento (80%) del salario mínimo urbano vigente.

     Artículo 42. Ayuda a familias en situación de desprotección. Las familias en situación de desprotección económica, con ingresos inferiores al salario mínimo urbano, que atiendan a personas en situación de dependencia, mientras permanezcan integradas a la familia y en estado de necesidad, previa calificación y certificación de estas condiciones, recibirán una asignación económica entre un mínimo de sesenta por ciento (60%) y un máximo de ochenta por ciento (80%) del salario mínimo urbano vigente, por cada persona a su cargo hasta dos personas. En caso de tener a su cargo una tercera persona con discapacidad absoluta permanente y gran discapacidad que impida o dificulte severamente su actividad social, laboral o individual recibirá adicionalmente una asignación económica entre un mínimo de sesenta por ciento (60%) y un máximo de ochenta por ciento (80%) del salario mínimo urbano vigente.

     Artículo 43. Acceso de los pueblos indígenas a las asignaciones económicas. Las personas en estado de necesidad de los pueblos indígenas, recibirán una asignación económica entre un mínimo de sesenta por ciento (60%) y un máximo de ochenta por ciento (80%) del salario mínimo urbano vigente. A los efectos de esta Ley podrá considerarse a las personas de los pueblos indígenas como adulto o adulta mayor a los cincuenta años de edad, de acuerdo a las expectativas de vida y particularidades de cada pueblo indígena.

     Artículo 44. Cese de las asignaciones económicas. Las asignaciones económicas, previa certificación del Instituto Nacional de Servicios Sociales, cesarán en las siguientes situaciones:

1. Al término del período establecido para la asignación económica.

2. Cuando la beneficiaria o el beneficiario se incorpore a una actividad laboral remunerada.

3. Cuando se supere el estado de necesidad que dio origen a la asignación económica.

4. Ante el incumplimiento y la falta de veracidad en el suministro de información exigida por el Instituto Nacional de Servicios Sociales para la asignación, seguimiento y control de las asignaciones económicas.

5. Cuando fallezca la beneficiaria o el beneficiario.

alt REGRESAR